lunes, 17 de septiembre de 2012

Entrevistamos a Judith Andrés, autora de varios títulos de servicios socioculturales y a la comunidad de Ideaspropias Editorial

Lunes, 17 de septiembre de 2012. Comenzamos esta tercera semana de septiembre con una entrevista de lujo: hoy os presentamos a Judith Andrés Sendra, autora de los manuales Apoyo psicosocial, atención relacional y comunicativa en instituciones y de Atención y apoyo psicosocial domiciliario y coautora de Apoyo domiciliario y alimentación familiar.
 
 
Judith Andrés Sendra (Zaragoza, 1976) es diplomada en Trabajo Social por la Universidad de Zaragoza y está habilitada como educadora social por el Colegio Profesional de Educadores y Educadoras Sociales de Aragón. Además, ha recibido formación complementaria en los sectores sociosanitario y educativo.

Asimismo, tiene una amplia experiencia docente como formadora de cursos relacionados con la dependencia y las habilidades necesarias para la atención a personas dependientes.
 
Está habilitada como asesora y evaluadora de las cualificaciones profesionales de los certificados de profesionalidad de “Atención sociosanitaria a personas dependientes en instituciones sociales” y “Atención sociosanitaria a personas en el domicilio”, para el Procedimiento de Evaluación y Acreditación de Competencias Profesionales (P.E.A.C.).
 
Desde hace trece años es socia-promotora de Celtadia, una cooperativa de iniciativa social de servicios de atención a personas, sita en Zaragoza, donde tanto realiza labores de coordinación y gestión como imparte cursos relacionados con la asistencia sociosanitaria.
 
 

 
- ¿Cómo valora la experiencia como autora con Ideaspropias Editorial?
 
Ha sido una experiencia muy buena, muy interesante; yo no conocía prácticamente nada acerca de lo que supone publicar un libro y todos los procesos que son necesarios hasta llegar a ver el resultado final, así que esta experiencia me ha permitido conocer más de cerca los “entresijos editoriales” y valorar mucho más todo el trabajo que hay detrás de cada libro.
 
Como autora, esta experiencia me ha supuesto un aprendizaje constante y un importante desarrollo profesional, ya que la preparación de un manual conlleva un gran esfuerzo de documentación, estructuración de contenidos, elaboración y adaptación a los contenidos exigidos por el real decreto, todo ello siguiendo un calendario muy ajustado. Y finalmente, destaco la satisfacción de ver el resultado de todo este trabajo plasmado en unos manuales destinados a la formación de profesionales que quieren dedicarse a atender personas en situación de dependencia.
 
- Posee una amplia experiencia como docente en materia de dependencia y en la atención a personas dependientes, ¿cuáles son las principales inquietudes de las personas que se forman en estas materias?
 
Las personas que quieren formarse en estos aspectos cada vez son más conscientes de la necesidad de profesionalización. Tradicionalmente, el cuidado de las personas dependientes ha sido desempeñado de manera informal e intuitiva por las mujeres, pero hoy ya se sabe que no es suficiente con eso.

Cuidar de un dependiente es una tarea muy compleja, requiere activar diversas habilidades técnicas y psicosociales, y hacerlo de la manera más eficiente y correcta. Las personas, tanto mujeres como hombres que se forman actualmente en esta profesión son muy conscientes de esto, y hay unas inquietudes de formación y perfeccionamiento profesional, pero también, en la mayoría de los casos, una motivación personal muy fuerte, un deseo de hacerlo lo mejor posible.

- ¿Cuáles son las principales diferencias entre la atención sociosanitaria a personas dependientes en instituciones sociales y la atención en el domicilio?

Las principales diferencias las determina el entorno en el que se desarrolla el cuidado a la persona dependiente.

En las instituciones, todo el entorno suele estar adaptado, y los cuidadores disponen de más recursos técnicos y materiales para desempeñar el trabajo, además del apoyo presencial de otros compañeros, lo que contribuye en gran medida a aliviar la carga del cuidado. No obstante, esto, unido a un mayor nº de dependientes y a la necesidad de seguir unos horarios generalmente poco flexibles, puede derivar en un riesgo de despersonalización y mecanización del cuidado.

Por otra parte los domicilios son entornos más complicados, porque generalmente están menos adaptados a las situaciones de dependencia de los usuarios (salvo en el caso de algunas personas con discapacidad, que llevan conviviendo con la situación de dependencia desde hace más tiempo), y se disponen de menos medios para realizar el trabajo. Además, el cuidador está solo en el domicilio como profesional, lo que requiere que tenga más habilidades personales y organizativas, estabilidad emocional, flexibilidad y buena capacidad de reacción e incluso de improvisación ante situaciones que en un centro está mucho más controladas y protocolizadas. También hay una mayor percepción de soledad en el trabajo, ya que el resto de equipo humano del servicio no se encuentra en el domicilio. No obstante, el hecho de entrar en el domicilio de una familia permite dar una atención mucho más personalizada, adaptarnos mejor a los tiempos y necesidades del usuario. En general, los usuarios prefieren permanecer en sus domicilios todo el tiempo que sea posible.

- Es también socia-fundadora de Celtadia, ¿con qué objetivos surge este proyecto y por qué decidió implicarse?

El proyecto de Celtadia surgió principalmente con dos objetivos: en primer lugar, dar respuesta a las inquietudes emprendedoras de un grupo de mujeres jóvenes desempleadas, algunas de ellas con especiales dificultades de inserción laboral; y en segundo lugar, atender unas necesidades crecientes que en ese momento detectamos en nuestro entorno más cercano, que era el cuidado de personas mayores, ya que el barrio en el que se generó el proyecto empezaba entonces a tener mucha población envejecida que presentaban diversas necesidades de cuidado.

 El fin que persigue Celtadia desde sus inicios es favorecer procesos destinados a mejorar la calidad de vida de las personas a través de la prestación de servicios a la comunidad, de carácter asistencial, educativo y preventivo, y nos centramos especialmente en algunos de los colectivos más vulnerables: tercera edad, enfermos, personas con discapacidad e infancia.

 Decidí implicarme en el proyecto porque, por mi formación de trabajadora social, me resultaba muy motivador iniciar un proyecto de autoempleo desde cero, con todas las potencialidades y dificultades que eso suponía, y cuya finalidad principal era mejorar la calidad de vida de personas en situación desfavorecida. Me sigue gustando la idea de realizar una actividad productiva que aporta su granito de arena para mejorar el entorno en el que vivimos.

- ¿Cuál es el perfil de usuario / cliente de Celtadia?

El perfil del cliente/usuario de Celtadia más habitual, en cuanto al servicio de Ayuda a Domicilio, es el de persona de edad avanzada – 70-75 años en adelante - que vive solo o en pareja y hasta el momento en que nos solicitan el servicio se han ido arreglando solos o con la familia, pero que llega un momento en el que necesitan una ayuda extra o más especializada.

En menor medida también hay clientes más jóvenes con enfermedades diversas o discapacidades derivadas de procesos de enfermedad.

- Celtadia también imparte formación y, entre su oferta, se incluyen los cursos on-line de atención sociosanitaria a personas dependientes en instituciones sociales y atención sociosanitaria a dependientes en el domicilio de Ideaspropias Editorial, ¿qué valoración hacen sus alumnos de estos cursos?

Respecto a los cursos de Atención Sociosanitaria, tanto en instituciones como en domicilio, todos los alumnos hacen valoraciones muy positivas. Son cursos muy completos y bien estructurados, siguen al detalle los contenidos marcados por el Real Decreto y tiene una metodología que facilita el aprendizaje. Todos los alumnos están muy contentos.

Además, Celtadia también ofrece on-line otros cursos de Ideaspropias, de las áreas sanitaria y educativa, y todas las valoraciones que hemos recibido hasta ahora son muy buenas, tanto en cuanto a contenidos, plataforma, metodología, etc.

- ¿Qué opinión le merecen los recientes recortes en las ayudas a cuidadores?

Todo lo que sean recortes en ayudas a las personas socialmente más frágiles es negativo. Pero además estamos hablando de un sistema que no ha llegado a desarrollarse plenamente, que estaba pensado para dar cierta cobertura a las situaciones de necesidad de las personas con dependencia. Estas situaciones suponen un desgaste físico, emocional, económico… y cualquier familia puede resultar afectada en cualquier momento, cada vez el número de personas dependientes es mayor. Por tanto, disminuir la protección pública en forma de recortes de prestaciones y servicios, es un retroceso social.