miércoles, 11 de diciembre de 2013

El certificado de profesionalidad, un brote verde en el sector de la formación

¿Trabajas como cocinero en un restaurante desde hace diez años pero nunca has ido a una escuela de hostelería? ¿Tienes años de experiencia como cuidador de personas dependientes pero nunca has visto ni sobre el papel ni en una pantalla, por ejemplo, cómo mejorar la calidad de vida del usuario mediante el fomento de hábitos saludables referentes a su salud? ¿Has cursado un grado medio de Formación Profesional, pero no has finalizado tus estudios? ¿Estás interesado en el sector de la construcción pero desconoces cómo adquirir los conocimientos necesarios para trabajar como albañil?
 


Si puedes responder de forma afirmativa a alguna de estas preguntas, aunque no lo sepas todavía, te interesa conocer qué es un certificado de profesional, para qué sirve y cómo puedes conseguirlo.

El certificado de profesionalidad es un título oficial que acredita en España y en toda Europa que posees las actitudes, habilidades y conocimientos para desarrollar una actividad laboral. Está constituido por unidades competencia, organizadas en módulos formativos y unidades formativas y lleva siempre aparejado un módulo de prácticas. La persona que logra esta acreditación tiene los conocimientos sobre una profesión determinada, pero también la capacidad para poner estos conocimientos en práctica.

La función del certificado de profesionalidad es acreditar la competencia de un trabajador en una cualificación, por lo que va a facilitar su inserción en el mercado laboral.

Y lo más importante, ¿cómo puedes conseguirlo? A través de la experiencia laboral o de la formación de los módulos que integran el certificado de profesionalidad.

Los certificados de profesionalidad los expide el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) y la Administración laboral de las comunidades autónomas. La variedad de certificados de profesionalidad es muy amplia: actualmente están vigentes un total de 534 de 26 familias diferentes. Además, obtener un certificado de profesionalidad es gratis, solo es necesario pagar las tasas por la expedición de la acreditación (14 €).

Ante esta información puede surgir la duda de en qué se diferencia un certificado de profesionalidad de un título de grado medio de Formación Profesional. Son más los conceptos que los unen que los que los separan: ambos son títulos oficiales, ambos dan acceso al mercado laboral, incluso algunos certificados de profesionalidad y ciclos de grado medio coinciden en sus denominaciones, pero el título de FP lo expide la Administración educativa y el certificado de profesionalidad la de Trabajo, la FP no se puede obtener mediante la acreditación de la experiencia, por ejemplo, solo desde otros niveles del propio sistema educativo (y también tras obtener un certificado de profesionalidad), etc.

En los últimos tiempos, los certificados de profesionalidad han recibido una serie de impulsos por parte de la Administración que hacen que se estén convirtiendo en un brote verde en el sector de la formación.

La Orden Ministerial publicada el 17 de octubre de 2013 por el Gobierno en la que se desarrolla el Real Decreto 34/2008 de 18 de enero y se regulan los certificados de profesionalidad es uno de ellos al definir los certificados como instrumento clave para el desarrollo de las actuales políticas activas de empleo.

Esta Orden ministerial, largamente esperada, incluye como gran novedad, el desarrollo de la modalidad de teleformación para la impartición de los certificados de profesionalidad así como determinados aspectos del resto de modalidades de impartición, que permiten configurar una oferta flexible y de calidad de esta formación y una adaptación a las necesidades de los trabajadores y de las empresas.

Con este fin, la oferta de formación de los certificados de profesionalidad podrá impartirse, en su totalidad o en parte, de forma presencial o mediante teleformación e incluso realizarse parte en una empresa a través de la formación profesional dual.

En la Orden se establecen 310 certificados de profesionalidad que podrán impartirse en modalidad de teleformación y se definen los requisitos técnicos de la plataforma (debe ser multisoporte y accesible vía internet, móviles o TV, compatibilidad con el estándar SCORM 1.2 y paquetes de contenidos IMS, niveles de accesibilidad e interactividad de los contenidos disponibles mediante tecnologías web que como mínimo cumplan las prioridades 1 y 2 de la Norma UNE 139803:2012 o posteriores actualizaciones, incluir la imagen corporativa del Servicio Público de Empleo Estatal y de las entidades que él designe, estar en funcionamiento 24 horas al día, los 7 días de la semana,   etc.) de los contenidos multimedia (los módulos formativos y unidades formativas mantendrán una estructura  y funcionalidad homogénea, 1 control cada 8 pantallas, deben tener un carácter teórico-práctico, combinar texto y recursos multimedia, etc.) y de las guías del alumno y del tutor-formador para los certificados de profesionalidad en esta modalidad.

La Orden otorga a la formación superada en la modalidad de teleformación la misma validez que la presencial, aportando un nuevo impulso a la figura de los certificados de profesionalidad.

Los certificados de profesionalidad tienen también un papel destacado en el nuevo contrato para la formación y el aprendizaje. El objetivo de este tipo de contrato destinado a jóvenes de entre 16 y 30 años sin cualificación profesional y con escasa o nula experiencia laboral, es mejorar la cualificación profesional para facilitar su inserción laboral mediante la fórmula de alternancia entre actividad laboral y actividad formativa, y la formación recibida será la necesaria para la obtención de un título de formación profesional de grado medio o superior o de un certificado de profesionalidad o, en su caso, de certificación académica o similar.

Anteriormente, la formación inherente a este tipo de contrato no tenía vinculada una titulación como el certificado de profesionalidad pero ahora sí, con los beneficios que esta acreditación educativa tendrán para una búsqueda de empleo más efectiva.