martes, 8 de noviembre de 2016

Los martes teleformación: la teleformación acreditada



















La teleformación acreditada

¡Muy buenos días! 

Comenzamos esta sección dedicada a la teleformación acreditada con un artículo introductorio, que sentará las bases y servirá de engranaje a los posteriores y en el que abordaremos la propia entidad de esta modalidad de formación.

Nuestra intención es proporcionaros información y difundir los aspectos más relevantes y sensibles de la teleformación acreditada, de modo que cada entidad de formación, así como cada usuario de la misma, pueda acercarse a ella de un modo más reflexivo y propicio a la mejora continua.

La teleformación acreditada no es más que una modalidad de impartición de acciones formativas, conducentes o no a la obtención de un certificado de profesionalidad, que previa y necesariamente ha pasado por el trámite de acreditación ante el organismo competente, en este caso el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). Este trámite de acreditación le otorga un modo, un cómo… en resumen, un proceder que hace que su impartición esté mediada por unos estándares reguladores que deben seguirse y que garantizan unos mínimos de calidad a la formación impartida.

La teleformación acreditada unifica el procedimiento, pero no toda la teleformación acreditada será igual, de modo que cada agente interviniente tendrá que tomar decisiones sobre cómo quiere establecer su relación con esta modalidad de teleformación. Y me refiero concretamente a que las entidades de formación tendrán que decidir sobre qué contenidos quieren acreditar, tendrán igualmente la obligación de mejorar esos contenidos y adaptarlos a medida que surjan actualizaciones necesarias, tendrán que completar esos contenidos y añadir sus propios recursos, personalizando la experiencia formativa y diferenciando su producto. Asimismo, los usuarios tendrán que distinguir de entre la oferta formativa disponible en el mercado, aquella que se acerque más a sus preferencias y, a la vez, tendrán la obligación de acercarse a esta modalidad elearning con la motivación y conocimientos técnicos necesarios que garanticen su aprovechamiento.

Si realizamos una búsqueda en el universo de Internet sobre la teleformación acreditada, casi toda la información que obtenemos se refieren al proceso de acreditación en sí mismo, pero se olvidan del producto. Y lo que es peor, la lentitud, la cantidad de trabas que nos encontramos en el proceso de acreditación, las incongruencias y requisitos interminables parecen que se trasladan, de algún modo más emocional que racional, a la propia teleformación acreditada que, si bien todavía no ha despegado al 100% en el mercado, ya debe luchar contra la herencia de un proceso de acreditación efectivamente tedioso.

Como firme defensora de esta modalidad de impartición, trataré de imponer la información sobre la emoción y la lucidez que aporta el conocimiento, sobre las dudas que genera la incertidumbre. En cada capítulo iremos descubriendo las posibilidades y los retos que nos ofrece la teleformación acreditada, que además podemos y debemos ir perfeccionando todos los agentes intervinientes juntos.

En España hay en estos momentos, 17 762 empresas acreditadas en la modalidad presencial y tan sólo 614 en la modalidad de teleformación. ¡Es increíble! ¿No os lo parece? Dos años después de la publicación de la normativa reguladora, solamente han conseguido acreditarse en la modalidad de teleformación un 3,4 % de las empresas que sí lo están en modalidad presencial.

Estas cifras requieren preguntas: ¿Por qué tan pocas empresas? ¿Conocen las empresas los beneficios y aplicaciones de la teleformación acreditada? ¿Es la Administración en estos momentos un cuello de botella que impide aumentar esta cifra?… Imposible obtener una única respuesta, pues no hay un único motivo. 

Lo que sí encontramos son razones para ampliarla:


Estamos, por lo tanto, ante el principio de nuevos negocios, de un nuevo modo de proceder, de una formación flexible, de calidad y avalada por el organismo público competente y, sobre todo, de la oportunidad de colaborar para que la teleformación acreditada suponga la mejora que toda la comunidad relacionada con la formación estaba esperando. 

¿Dicho así parece más tentador? 

Espero vuestros comentarios... que responderé sin lugar a dudas, para nutrir y obtener el feedback necesario para desarrollar esta sección.

La próxima semana…

LAS ENTIDADES DE FORMACIÓN, ¿QUÉ HAGO CON LA TELEFORMACIÓN ACREDITADA?

No hay comentarios: